Pirámides de Egipcio: ciencia oculta

 Hoy, las pirámides egipcias siguen siendo una fuente de misterio e intriga.

Sin embargo, a través de estudios históricos y científicos profundos, estamos comenzando a arrojar luz sobre esta enigmática estructura. Con nuevos conocimientos y avances tecnológicos, quizás finalmente podamos sondear las profundidades de esta estructura impresionante y descubrir sus misterios.

Gran Pirámide de Egipcio y Esfinge

Las antiguas pirámides egipcias son una de las estructuras más emblemáticas de la historia. La construcción de estos inmensos monumentos requería una cantidad astronómica de mano de obra y recursos, y su propósito exacto sigue siendo un misterio. Algunos creen que eran monumentos religiosos, mientras que otros piensan que eran sitios de entierro. Cualquiera sea la respuesta, las increíbles hazañas de ingeniería detrás de las pirámides demuestran que las civilizaciones antiguas eran capaces de grandeza mucho más allá de lo que comúnmente se cree. Independientemente de su propósito original, las pirámides siguen siendo un testimonio del poder del ingenio humano y la creatividad. ¿Y quién sabe? Quizás algún día podamos descifrar su secreto.

Ciencia detrás de las Pirámides

¿Qué esconde la Gran Pirámide de Egipcio? Realmente, desde su primer estudio preciso en 1925, matemáticos e investigadores siempre han dicho que hay una gran cantidad de conocimientos y representación de la Tierra que está oculta en su diseño.

¿Sabías que si tomas el largo de la Gran Pirámide y lo divides entre la longitud del cubo que está en cada esquina, obtienes 365.242? Y te preguntarás que número es este, pues la cifra exacta que tarda la Tierra en dar una vuelta al Sol (en días).

Otro dato curioso de la Gran Pirámide es que el largo y ancho, coincide exactamente a una fracción de las medidas de latitud y longitud en el Ecuador.

Si escalamos esto, significa que la base de la Gran Pirámide, directamente corresponde a la circunferencia terrestre, y la altura a la distancia que hay entre el Ecuador y los Polos.

Además, si Coges la ubicación de la Gran Pirámide, desde un satélite, obtienes estas coordenadas: 29,9792458º N. Esta secuencia de números es igual a la velocidad de la Luz viajando por el espacio: 299.792,458 m/s.

Considerando la gran cantidad de datos de la Tierra que está codificada en las Pirámides, no puedes descartar que esto sea solo una simple coincidencia.

Deja un comentario