Inteligencia Artificial VS Inteligencia Humana

La inteligencia artificial es la próxima gran novedad tecnológica. Ya está cambiando todo, desde la sanidad hasta el transporte y la educación.

La inteligencia artificial (IA) es un término que engloba a los sistemas informáticos que muestran un comportamiento inteligente. La IA existe desde la década de 1950, pero sólo recientemente se ha generalizado su uso.
Pero, ¿qué es exactamente la inteligencia artificial? ¿Y cómo se compara con la inteligencia humana?

La IA es una amplia categoría de tecnologías que incluye el aprendizaje automático, el procesamiento del lenguaje natural, la robótica y los vehículos autónomos, entre otros. Estas tecnologías utilizan algoritmos para tomar decisiones basadas en datos. En cambio, la inteligencia humana utiliza el conocimiento y el razonamiento para resolver problemas.

¿Qué es la inteligencia artificial?

La inteligencia artificial (IA) es la rama de la informática que se centra en la creación de máquinas inteligentes. Es decir, ordenadores que piensan como los humanos. La IA se ha utilizado de muchas maneras diferentes, como los coches autoconducidos, el software de reconocimiento de voz y las herramientas de diagnóstico médico.

La IA frente a la inteligencia humana: una comparación

Hay dos formas principales de pensar en la IA: como sustituto de los trabajadores humanos o como complemento de éstos. Si sustituimos a los humanos por máquinas, lo llamamos automatización. Si utilizamos la IA para que nos ayude a hacer las cosas mejor de lo que podríamos hacerlo de otra manera, lo llamamos inteligencia aumentada.

El cerebro humano se ha comparado con un ordenador porque ambos utilizan señales eléctricas para procesar la información. Sin embargo, mientras que un ordenador utiliza la electricidad para almacenar datos, el cerebro humano almacena los recuerdos mediante unas sustancias químicas llamadas neurotransmisores. Estos neurotransmisores nos ayudan a recordar cosas que hemos aprendido.

Para crear una máquina inteligente, los científicos deben entender primero cómo funciona el cerebro humano. Para ello, estudian la estructura del cerebro y la comparan con la de los ordenadores. Los científicos creen que la capacidad de aprendizaje del cerebro se debe a que las neuronas (células cerebrales) se conectan entre sí mediante sinapsis. Las sinapsis permiten a las neuronas comunicarse entre sí. Cuando las neuronas se envían mensajes entre sí, liberan sustancias químicas conocidas como neurotransmisores. Los neurotransmisores viajan a través de la sinapsis y se unen a los receptores de la neurona receptora. Una vez unidos, el receptor envía una señal a la neurona emisora, que libera más moléculas neurotransmisoras. Este proceso se repite hasta que se recibe el mensaje.

El cerebro humano tiene aproximadamente 100.000 millones de neuronas, mientras que un ordenador medio tiene entre 1 y 10 millones. Sin embargo, el número de conexiones entre las neuronas del cerebro humano es mucho mayor que el número de conexiones entre las neuronas de un ordenador típico. Por ejemplo, hay aproximadamente 1.014 conexiones entre neuronas en el cerebro, frente a unas 106 conexiones entre neuronas en un chip de ordenador típico.

De hecho, el cerebro humano contiene muchas más conexiones que todo Internet. Esto significa que nuestro cerebro es capaz de procesar información a una velocidad que los ordenadores no pueden igualar.

Pero, ¿qué es exactamente y cómo funciona?

En su forma más simple, la inteligencia artificial (IA) es un algoritmo que imita el pensamiento humano. Esto significa que aprende observando patrones y tomando decisiones basadas en esas observaciones.

La historia de la IA

En la década de 1950, los investigadores comenzaron a desarrollar la inteligencia artificial construyendo programas que podían jugar al ajedrez. En la década de 1980, IBM desarrolló una primera versión de la IA llamada Watson. Hoy en día, hay muchos tipos diferentes de IA, como el aprendizaje automático, el procesamiento del lenguaje natural, el aprendizaje profundo y el aprendizaje por refuerzo.

Deja un comentario